martes, octubre 26Todas las Voces Todas!
Shadow

Ningún Ser Humano Es Ilegal

Nuestra reflexión, como Colectiva Feminista, sobre los últimos sucesos acontecidos en Chile, relacionados con la crisis migratoria que ocurre en el país.

Cuando las personas abandonan su país, su ciudad y su hogar, llevando consigo solo algunas pertenencias, lo hacen porque no tienen otra alternativa, porque creen que esa es la única forma de sobrevivir.

En Chile las y los inmigrantes han aumentado en un 0,8% respecto al año 2019.

Del total de personas extranjeras un 50,9% son hombres y un 49,1% son mujeres.

La mayoría de las y los migrantes que viven en el país proviene de Venezuela, Perú, Haití, Colombia y Bolivia.

Llegan de países golpeados por crisis económicas, políticas y sociales.

Ven en Chile un lugar de refugio, y llegan a este país esperando tener un futuro mejor para ellos y para sus hijas e hijos.

Es lamentable que muchas y muchos, se encuentran con una realidad completamente diferente, siendo discriminados y maltratados, a veces por las y los ciudadanos de este país, y otras, por el estado chileno.

Hace unos meses atrás nos estremecíamos por los terribles hechos que estaban ocurriendo en Afganistán, y mientras las noticias mostraban como miles de personas trataban de escapar del régimen talibán, colmando los aeropuertos y sobrepasando la capacidad de los aviones, el gobierno chileno anunciaba que abría sus puertas para recibir a refugiados.

Huyendo del Regimen Taliban

Esto mismo ocurrió el año 2019, cuando el presidente Sebastian Piñera estuvo en la frontera de Venezuela, e incentivo la migración de ciudadanas y ciudadanos venezolanos hacia Chile.

Hoy en día, es este mismo gobierno quién de forma violenta y  deshumana los expulsa.

Los hechos ocurridos en la ciudad de Iquique, son completamente repudiados. Es lamentable que exista un grupo de personas que cree tener el derecho de lastimar, humillar y vulnerar los derechos de otras, solo por ser estas de una nacionalidad distinta.

Vergüenza

Como habíamos mencionado anteriormente, la pandemia ha destacado y profundizado las múltiples desigualdades de género, a tal punto que puede significar un retroceso en los derechos ya alcanzados y empeorar la discriminación de mujeres y niñas migrantes.

Acciones como el cierre de fronteras, que obliga a grupos de personas a permanecer en zonas fronterizas o intentar retornas a sus países de origen incrementan la vulnerabilidad de mujeres y niñas.

Todas y todos tenemos derechos a vivir dignamente, y cuando llegan personas buscando refugios a nuestro país, con la esperanza de poder mejorar su vida, es deber del Estado chileno garantizar, proteger y promover los derechos humanos de estos. Esto, según los Tratados Internacionales que han sido firmados y ratificados por chile, para la protección de las personas migrantes que buscan refugios ante crisis humanitarias que viven en sus países de origen.

También es un deber del Estado evitar que las actuaciones de odio en contra de inmigrantes se realicen, de la misma forma que debe educar y promover la protección de los derechos de todas y todos los habitantes del país.

La real solución a la crisis migratoria que vive Chile, no pasa por desalojar, humillar y/o realizar una marcha xenófoba, sino que por crear políticas públicas que aborde de forma completa la crisis humanitaria que se vive a nivel global, y que busque la armonía entre la seguridad pública en relación a las fronteras y los derechos humanos de los inmigrantes.

El llamado como siempre de la Colectiva, es a mantenernos unidas, a no discriminarnos entre nosotras, porque independiente de nuestra nacionalidad, color de piel, cultura y clase social, somos mujeres y todas nosotras sabemos lo ya difícil que es vivir en un mundo que se nos discrimina por nuestro género, no nos dañemos a nosotras mismas, incrementando y fomentando otro tipo de discriminaciones.

Recuerden que juntas somos invencibles.

Por último nos despedidos con la siguiente frase:

“No debe ser una cuestión de la inmigración legal o ilegal. La gente vino y emigraron a este país desde la época de los indios. Nadie es ilegal. Migrar es un derecho.”

Colectiva Feminista de Andacollo, sororidad una nueva forma de coexistir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *