martes, octubre 26Todas las Voces Todas!
Shadow

Septiembre desde la perspectiva de la Colectiva Feminista de Andacollo

Septiembre es un mes de celebración, pero también de conmemorar la vida de miles de chilenas y chilenos asesinados durante la dictadura militar.

Por Noelia Vicencio Vicencio

“¡No se la lleven, no se la lleven!” gritaba su hija de ocho años, el día en que el servicio de inteligencia de Pinochet llegó a la casa de la familia para llevarse a Gloria. Madre de tres hijos y embarazada de un cuarto; Gloria pertenecía al Movimiento de Izquierda Revolucionario, tenía 28 años, y pese a su estado de embarazo, fue torturada hasta la muerte en el campo de concentración Cuatro Álamos. Hasta el día de hoy, ella y el hijo que llevaba en su vientre permanecen desaparecidos.

En Septiembre, celebramos fiestas patrias, comemos asados, nos reunimos con la familia, amigas, amigos, bailamos cueca, nos reímos y divertimos, pero también Septiembre, es un mes para recordar y conmemorar la vida de miles de chilenas y chilenos asesinados durante la dictadura militar.

El 11 de septiembre del año 1973 fue el golpe militar en Chile, este hecho cambio la vida de miles de personas.

Desde la Colectiva Feminista, conmemoramos a aquellas mujeres detenidas, asesinas y desaparecidas, durante los 17 años de cruenta dictadura.

Del total de víctimas que declararon en la Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura, entre el los años 2003 y 2004, un total de 3.399 fueron mujeres. De ellas, 229 esperaban un hijo y algunas lo perdieron. Otras  dieron a luz, tras ser violadas, y muchas pasaron por torturas sexuales que incluían agresiones físicas y múltiples vejaciones.

Cabe recalcar que todas ellas fueron detenidas, no por cometer algún tipo de delito en contra de la sociedad, sino que por pensar diferente a aquellos que propiciaron y llevaron a cabo el golpe de estado y que tenían una visión de país muy distinta.

Hoy en día, también existe una gran cantidad de mujeres que buscan a sus hijos secuestrados por agentes del estado durante la dictadura, y que aún no encuentran respuestas ni pueden sanar su dolor.

Suena difícil de creer, que por pensar distinto y por tener una ideología diferente, seas objeto de persecución, secuestro y asesinato, pero en Chile ocurrió, no solo durante la dictadura militar, sino que también el año 2019 en el llamado “Estallido Social”, en plena democracia,  476 personas denunciaron agresiones sexuales cometidas por agentes del Estado: desnudamientos forzados, tocaciones y violaciones.

También, más de 460 personas perdieron la visión de un ojo. Es de público conocimiento, el lamentable caso de Fabiola Campillay,  quién por una lacrimógena lanzada por parte de carabineros, perdió la visión de ambos ojos, quedando absolutamente ciega

En todo tipo de crisis, los derechos de las mujeres se vulneran mucho más profundamente, durante la dictadura militar y luego en el estallido social, muchas mujeres fueron violentadas de distinta manera, en su físico, en su sexualidad, en su maternidad, en su vida.

Pero así como las mujeres somos los primeros objetivos para dañar en los distintos tipos crisis que viven los países, también somos las primeras en salir a luchar y a recuperar nuestros derechos.

No debemos olvidar la fortaleza que tuvieron mujeres como Sola Sierra y Ana González, que junto a otras grandes mujeres fundaron la “Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos”, una de las primeras en crearse en plena dictadura militar, y que a través de protestas lograron hacer público, lo que en silencio muchos sabían, los abusos y violaciones que estaban ocurriendo en el país.

Juntas reunieron fuerzas, se secaron las lágrimas y comenzaron a salir a buscar a sus seres queridos.

La fortaleza de estas mujeres, ha hecho que las búsquedas continúen, que se siga insistiendo en reparación por el gran daño causado; ha hecho que generación tras generación se siga pidiendo verdad y justicia.

Todo esto nos demuestra que las mujeres cuando nos unimos en pro de la justicia y la lucha de nuestros derechos, somos invencibles.

Hoy en día las mujeres debemos seguir unidas, así como cada 8 de marzo salimos a marchar por nuestros derechos, de la misma forma debemos cada día, en nuestros hogares, en nuestros trabajos, en nuestra vida, permanecer luchando, sin rendirnos, para que de esta forma podamos lograr tener una real equidad de derechos entre todas, todos y todes.

Por último nos despedidos con una frase que dijo nuestra escritora chilena Isabel Allende

“Me gustan las personas que tienen que luchar por obtener algo, los que teniéndolo todo en contra salen adelante. Esta es la gente que me fascina. La gente fuerte”

 Colectiva Feminista de Andacollo, sororidad una nueva forma de coexistir!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *